Sobre mi...

Hola, me llamo Rocío, y actualmente estoy estudiando el último curso de la carrera de «Diseño Integral y Gestión de la Imagen» Sigue leyendo y te contaré mi historia.

Tengo 23 años, y como he dicho arriba, estoy terminando mi carrera. Durante estos años he trabajado en muchos sitios, pero solo ha habido un trabajo que lo disfrutara y me gustara de verdad. Era la Encargada de una ludoteca localizada en Aravaca, Madrid. Y a la par, la Coordinadora de Organización de Animaciones Infantiles para la misma empresa.

Que me gustaban los niños no era nada nuevo, pero tener la oportunidad de trabajar terminó confirmándolo.

Con todo este tema del Covid-19, he pensado que podría ayudar fabricando mascarillas reutilizables, pero, que a diferencia de la mayoría, estas sí que cumpliesen la normativa que el gobierno exige, ya que estarían dirigidas hacia todos los niños del país. Aunque ya puestos, ¿por qué no hacerlas para «todos los públicos»? Y ya que soy diseñadora, ¿por qué no hacerlas con diferentes estampados?

He de decir que esta iniciativa me animó a empezarla uno de mis profesores de la universidad, y por ello le estoy muy agradecida. Porque aunque me esté llevando un trabajo extra además de los proyecto de la universidad, está siendo muy gratificante y estoy aprendiendo otros aspectos del diseño.

Si todavía no te has aburrido...

Sigue leyendo

El objetivo de crear esta nueva empresa es poder suministrar EPI’s de total fiabilidad y garantía, de fabricación 100% nacional. Se realizarán tanto la fabricación de batas sanitarias desechables como batas de protección especiales reutilizables, así como otros artículos de seguridad en el trabajo como mascarillas con certificación FFP1, FFP2 y FFP3 y mascarillas infantiles que cumplan con la protección necesaria contra el virus COVID-19.

Esta es una situación dura y difícil para todos, con la cual tendremos que convivir no sabemos cuánto tiempo más, hasta que las cosas se calmen y volvamos a la normalidad. ¿Por qué no continuar viviendo con una sonrisa? ¿Porque una mascarilla nos la tapa? Pues tapémosla con estilo, y demostremos que somos más fuertes que todo esto, y que juntos venceremos. No es más que un complemento nuevo, como unas gafas, y si nosotros elegimos nuestras gafas, ¿por qué no también nuestras mascarillas?

Se acabó mi turno, ahora te voy a contar la historia de

la empresa...

Al final, termina tratándose de una pequeña empresa que surge como consecuencia de la falta grave de suministro que están viviendo todos los países del mundo acerca de Equipos de protección individual en situaciones medicas o de trabajo, los conocidos trajes EPI’s y las mascarillas FFP1, FFP2 y FFP3.

Dicho problema nace a causa de la nueva enfermedad conocida cómo COVID-19. Esta se detectó por primera vez en la ciudad de Wuhan, en China, durante el mes de diciembre del año 2019.

En apenas 3 meses ya había llegado a más de 100 territorios a nivel mundial, hecho que marcó que en marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud lo declarara una pandemia.

A raíz de la falta de material sanitario en nuestro país, y la necesidad de depender continuamente del suministro chino, el cual ha estado dando varios problemas como la errónea certificación de las mascarillas defectuosas que no cumple con la normativa europea, y que puede hacer peligrar la seguridad de aquellos que las utilizan, he pensado en crear una empresa que pueda facilitar el suministro de todo este material necesario, fabricado 100% en España, y con material 100% europeo que cumple con toda la normativa necesaria vigente sanitaria.

Por tanto, la actividad laboral de la empresa será la fabricación y confección de dos tipos de productos sanitarios principalmente, mascarillas de protección y batas sanitarias desechables. Para ello, me serviré de dos PYMES con más de 25 años de experiencia en el sector de la impresión y fabricación textil y de marroquinería; y en el sector de distribución de material publicitario y en el servicio de artículos relacionados con la protección individual y suministros de ropa laboral.

Dichas empresas han tenido que adaptarse a la nueva situación económica del país, el forzado cese temporal de toda actividad laboral, y recrearse para salir adelante.

Esperamos con ello contribuir con nuestro pequeño grano de arroz a mejorar esta disponibilidad en este momento y dar a esta fabricación una continuidad en el tiempo que ayude a que nuestro país tenga mas posibilidades de suministro diferentes al mercado asiático.